Cómo encontrar un profesional de la limpieza

Cómo distinguir a un profesional de la limpieza de un aficionado. Muchos todavía creen que la limpieza es un privilegio de los ricos de las grandes ciudades. De hecho, los servicios de limpieza ahora son totalmente accesible para cualquier persona que deseen que les ayuden en sus hogares. 

¿Qué es la limpieza profesional?

A menudo, a los propietarios de los hogares les parece que no tiene sentido pedir un profesional de la limpieza, ya que puede limpiar por su cuenta. Este enfoque se justifica si hay tiempo, inventario, ganas y habilidades. Se necesita un limpiador profesional cuando falta alguno de estos componentes.

En la mayoría de los casos, un limpiador trabaja más rápido que los mismos propietarios de los hogares.

Hay varios tipos de limpieza.

Apoyando

Se tarda 1-2 horas si se hace una vez a la semana. Pero es mejor tomarse un intervalo de dos días para reducir el tiempo de limpieza a 30 minutos, aunque todo depende de la zona del apartamento o la casa. La limpieza de mantenimiento es, por regla general, la limpieza en seco y en húmedo de los muebles, la limpieza de los electrodomésticos y los baños, la aspiración y luego la limpieza en húmedo del suelo.

General

Recomendamos hacerlo cada tres meses. Esto incluye lavar ventanas, limpiar todos los lugares de difícil acceso, incluidas las esquinas, limpiar gabinetes, cornisas y candelabros, lavar cortinas, quitar la cal de los azulejos del baño. Todos los azulejos se lavan desde el suelo hasta el techo. Todos los sistemas de almacenamiento en la cocina se limpian. Se aspiran muebles, cortinas, pisos.

Limpieza después del alquiler. 

Lo ordenan los propios inquilinos cuando se mudan o los propietarios antes de cambiar de inquilino. La limpieza después del alquiler cuesta un 30-40% más de lo habitual, porque en la mayoría de los casos estos apartamentos están muy sucios.

Se necesitaron alrededor de 10 horas para limpiar un apartamento o casa de dos habitaciones.

Limpieza después de la renovación. 

Esto es principalmente la limpieza de materiales de construcción: pegamento, yeso, cemento, lechada, sellador, silicona, pintura. Por una tarifa adicional, el limpiador puede sacar los escombros de la construcción.

Cómo distinguir a un profesional de la limpieza de un aficionado

Contratar una empresa o agencia de limpieza no garantiza que vaya a venir un profesional, y contratar a un particular en un anuncio no significa que lo hará todo mal. 

Estos son los criterios por los cuales cualquiera puede determinar qué tan profesional es un limpiador.

Esto es lo que debe tener un buen limpiador:

  1. Un juego de trapos de diferentes colores para diferentes superficies.
  2. Químicos profesionales y no dañinos para la salud.
  3. Fregonas adecuadas, potente aspiradora y otras herramientas especiales.
  4. Equipos profesionales de tintorería de muebles, lavadoras de pisos.

Pueden presentarse casos donde los limpiadores llegan al sitio y piden productos químicos domésticos a los propietarios. Algunos piden a los dueños que compren los utensilios por adelantado.

 Este es un claro indicador de falta de profesionalismo: el cliente no puede elegir los químicos adecuados para cada superficie y que además no sean dañinos para su salud. 

Las empresas a menudo publican fotos de su inventario apiladas en un sólo lugar.

Precisión en el trabajo

El limpiador no debe colocar productos químicos en el piso, muebles o estantes. Cualquier contenedor puede volcarse o tener fugas. Además, un buen limpiador tiene todas las herramientas a mano.

Apariencia

Por regla general, los profesionales vienen uniformados con el logo de la empresa.

Los zapatos de goma cerrados como los Crocs le permite al profesional evitar que sus pies se mojen si necesitan, por ejemplo, lavar la ducha o si accidentalmente se derrama algo en el piso. 

El limpiador no debe trabajar en la ropa con la que llegó: es antihigiénico y poco práctico. La limpieza puede manchar o dañar la ropa exterior. 

Los documentos

Por lo general, los servicios de limpieza no son tan costosos como para litigar por ellos, pero el contrato ayudará a abordar cuestiones controvertidas que ya se encuentran en la etapa de negociaciones simples. Con un contrato, es más fácil evitar disputas sobre precio, calidad y alcance del trabajo.

Además, el contrato es muy útil si el trabajo está mal hecho o el limpiador ha estropeado algo. Por ejemplo, un limpiador novato no verificó si el espejo se mantenía bien antes de limpiarlo. Empezó a frotar, el espejo se cayó y se rompió. Por un lado, el cliente tenía que arreglar el espejo. Por otro lado, el limpiador también haría bien en asegurarse de que todo esté en orden. Estos matices se prevén mejor en el contrato.

Los siguientes elementos deben ser incluidos en el contrato:

  1. Alcance y tipo de trabajo.
  2. Precios.
  3. Quién proporciona los materiales.
  4. Quién paga los daños.
  5. Confidencialidad: el limpiador no tiene derecho a difundir información sobre la vida privada del cliente si accidentalmente descubrió algo.
  6. Responsabilidad de las partes.
  7. Tiempo de contrato.

Una vez finalizada la limpieza, el limpiador y el cliente firman un acta en la que declaran que todo se realiza con normalidad y que no hay quejas.

Pero en la práctica, los contratos rara vez se concluyen, más a menudo el cliente y el contratista acuerdan en las redes sociales o por teléfono, y pagan en efectivo o mediante transferencia bancaria.

¿Necesitas un profesional de la limpieza?

Consíguelo en NancyServeUp

Acerca de Nancy

Acerca de Nancy

Nuestro compromiso es estar presentes en los momentos de mayor necesidad de las familias, y ofrecer una mejor calidad de vida ofreciendo un servicio único, que asegura tranquilidad. Tus seres queridos están en buenas manos, porque cuentas con una respuesta efectiva a necesidades de asistencia inmediata

Get your first free online consultation

Bibendum neque egestas congue quisque egestas diam. Laoreet id donec ultrices tincidunt arcu non sodales neque
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?